Para cambiar, necesito conocer

Viernes 08 Septiembre 2017

www.revistafusionq.com.mx

¿Qué tan informados estamos? Hago la invitación a tener mayor conocimiento, mejor información, porque eso nos empodera.

“No todo lo que se enfrenta puede ser cambiado, pero nada puede ser cambiado hasta que es enfrentado.” Es frase de James Baldwin. Encierra una gran verdad, y fue parte del discurso de Claudio X. González, director de Mexicanos Contra la Corrupción, en su ponencia en el Congreso organizado por Ciudadanos por la Transparencia, Transformar 2017.

Así como cuando una persona asiste a psicoterapia; que es como verse en un espejo y que poco a poco se va desempañando hasta ver la realidad con una nueva perspectiva, es necesario el autoconocimiento para poder cambiar aquello que estorba en el crecimiento como persona. Exactamente igual sucede a nivel comunidad, a nivel estado y nación: no se puede cambiar lo que no se conoce. 

Sabemos qué nos molesta. Las redes sociales son las mayores fuentes de quejas; nos quejamos de la corrupción, de la impunidad, de la ineptitud de muchos de los servidores públicos, de malos que son los políticos, sin embargo, ¿conocemos bien la situación? ¿Qué tan informados estamos? Si estás leyendo esto seguramente perteneces a un porcentaje menor de aquellos que leen, que están interesados por temas sociales y políticos. Sin embargo, el desconocimiento al respecto es muy grande. La ignorancia en estos temas -y en muchos otros– es alta en México.

La firma Ipsos Mori, realiza un estudio llamado Índice de Ignorancia, desde 2014, donde se evalúa el conocimiento general, la interpretación que las personas tienen del país donde viven comparado con los datos duros reales. Esta firma realiza el estudio en diversos países, en 2017 a 40 países, México obtuvo el lugar 11, y en 2016 era el tercero. Este estudio muestra qué tanto pensamiento crítico tienen los habitantes de un lugar, qué tanto la percepción propia influye en su forma de interpretar la situación. 

La empresa sueca Gapminder trabaja en realizar estudios con la finalidad de disminuir el nivel de la ignorancia en las personas, Hans y Ola Rosling comprueban qué tan equivocados solemos estar con respecto a una realidad, y todo debido a la percepción, considerando el extraño encanto que México tiene por creer fácilmente en cualquier cosa, aún sin evidencia, no es de extrañar que el pensamiento crítico, el escepticismo y el cuestionamiento sean hechos a un lado. Y retomo la frase: “No puedes cambiar lo que no conoces”. 

Si bien todos somos ignorantes en aquello que no conocemos bien, hay ciertos rubros en los cuales, si deseamos ver cambios, no podemos darnos el lujo de serlo, de creer cualquier cosa publicada en internet, de desentendernos de la política porque eso da flojera, “todos son unas ratas”. La política es necesaria, porque involucra la forma en que se relaciona el Estado y la sociedad, todos somos parte de la sociedad; por ello, como decía Aristóteles, “todos somos animales políticos”. Y como tales, habría que saber qué sucede, de qué se trata la política, qué responsabilidades tiene cada puesto, qué hace un diputado, un senador, etc. Porque el conocimiento es poder, y la ciudadanía debe conocer de política para empoderarse.

Por ello habría que dar un primer paso: informarse. Conocer cómo funciona el gobierno, qué le corresponde a la sociedad exigir, elegir, decidir, etc. Teniendo la información certera, concreta y precisa es más fácil elegir los pasos para buscar un cambio. Estamos hartos del sistema, sin embargo pocos se atreven a ir ocupando espacios que permitan que ese sistema eventualmente se modifique. Pedro Kumamoto y Wikipolítica sería un ejemplo de ello, las ONGs que promueven el conocimiento, los cambios de paradigmas, el empoderamiento ciudadano, son otros ejemplos.

Conociendo y enfrentando es como se inicia el cambio, y nos involucra a cada una de las personas de la sociedad, a cada ciudadana y es la forma en que podremos responder a las preguntas planteadas por Haydée Pérez, directora de Fundar México en Transformar 2017: ¿Cuál es la agenda ciudadana en Quintana Roo? ¿Quiénes son las y los actores sociales? ¿Quiénes son las/los aliados en el gobierno? ¿Cuál es la ruta para avanzar?

Si no somos capaces de responder a esto es porque necesitamos conocer más y enfrentarnos más con la realidad, no con nuestra percepción, sino que se requiere dejar la ignorancia, para posteriormente organizarse, unirse a otras personas con las mismas inquietudes, participar en crear esos cambios que deseamos ver y finalmente requiere el exigir. Pero para este último punto debemos haber recorrido los demás, porque son las herramientas, las armas que tenemos a nuestro favor como ciudadanos. 

Hago la invitación a tener mayor conocimiento, mejor información, porque eso nos empodera, y que si aprendemos a usar ese poder se lo restaremos a quienes se benefician corruptamente a través de nuestra comunidad, nuestro estado y país. Conozcamos, salgamos del confort de la ignorancia, y enfrentemos para poder cambiar.

Cierro con estas palabras e invito a la reflexión. A darle, pues, sentido a este texto.

Lee más noticias en: www.revistafusionq.com.mx